16 feb. 2019

Stalin y el PSOE. El comunismo en la España de 1934 a 1939

Lema del blog: "No busquen la verdad en palabras o escritos de los que ejercen el poder o cobran por su función amarilla"
Link zum Artikelindex

"Gloria al gran Stalin", óleo de Yuri Kugach, 1950

Stalin cuando subió al poder, tras la inesperada y rápida en su desarrollo enfermedad de Lenin, tuvo que enfrentarse a dos problemas: primero, luchar por un poder sin compartirlo con cualquier otro miembro del partido y que no se cuestionase mientras viviese, y segundo, expandir el comunismo. 

Stalin. Archivo Betmann-Corbis
El primero lo resolvió de una manera inequívoca y simple, deshacerse de todo aquel que le hiciese competencia, fuese quien fuese o estuviera donde estuviese, a unos los tenía cerca, a otros los hizo regresar a la Unión Soviética donde fueron fusilados y a aquellos que se habían separado de su mando, les mandó asesinar allá donde estuviesen, aunque residieran en el lejano Coyoacán, en la residencia de Diego Rivera y Frida Kahlo donde vivía Leon Trotsky. Stalin llevó a cabo esta planificación sin concesión alguna.
.
           Planes, éxitos, fallos y asesinatos de Stalin en España, 1934 a 1939
.
Stalin y Vorochilov, delante y Molotov con
Kameline detrás, portan el féretro de Sergéi
Kirov, asesinado  por orden de Stalin

"Stalin y las musas"
Óleo de Alexander Melanid
Una vez que habían fallado los intentos de implantar el comunismo en Alemania y Hungría, la meta de Stalin estaba puesta en los otros tres grandes países de Europa continental. Sin embargo, debía descartar a Italia, pues allí se había analizado el avance social del comunismo y se había dado un golpe de Estado implantando el fascismo, que era aceptado por el pueblo al aportar desarrollo y orden.
Los otras grandes naciones eran, Francia y España. Stalin tenía que hacer un plan para ellas, y como la situación social y económica era mucho peor en España, es decir más favorable para su plan, decidió que era más fácil tomar España primero.
.
En España, debido a la mala marcha social y económica con la República, se celebraron elecciones generales anticipadas en noviembre de 1933. Por su resultado, los directivos del PSOE se mudaron de los altos cargos en el Gobierno a tener solo una pequeña representación en el Congreso de Diputados. Entonces sus deseos de gobierno en España solo se podrían realizar siguiendo los intereses de Stalin. 
Para tal fin, se intentó armar a los socialistas en septiembre de 1934, pero el barco con armas para ellos fue apresado. El siguiente paso consistió en que los sindicatos siguiendo instrucciones de Largo Caballero, Indalecio Prieto y demás dirigentes del PSOE, que serían amparados por Stalin si vencían, organizaron una sangrienta revolución en octubre de 1934. Pero este Alzamiento Internacional no prendió con la necesaria suficiencia.
Este fue el primer plan y fracaso de Stalin para España.
Alcalá Zamora

Stalin tuvo que ejecutar otro plan: durante el VII Congreso de la Tercera Internacional, en la sesión celebrada en Moscú el 23 de julio de 1935, se acordó tomar el poder en las naciones a través de la vía electoral, para poder implantar desde dentro, paso a paso, el comunismo. Para ello, bajo las ordenanzas y el prestigio social de la Komintern, el PSOE se asoció con la izquierda republicana, los incipientes comunistas y los anarquistas. Por un pequeño margen de votos emitidos, 4.451.300 por 4,375.800 , el Frente Popular subió al poder en febrero de 1936. Se conformó un gobierno liderado, aparentemente, por el PSOE.
En este segundo plan, Stalin acertó.
.
Obtenido el poder, había que continuar transformando el Estado existente en un Estado proletario, reconvirtiendo o cerrando las instituciones existentes y eliminando, incluso físicamente, a la oposición. Hitler lo acababa de realizar en Alemania, pues suprimió estamentos, personas y libertades previas, reemplazándolas por los intereses e instituciones nazis. Y el comunismo no iba a ser menos. 
Siguiendo el plan, se eliminó ilegalmente a Alcalá Zamora de la presidencia de la República, se encarceló a José Antonio Primo de Rivera líder de las juventudes católicas y se asesinó a José Calvo Sotelo, figura carismática de la España tradicional.
En este tercer plan, Stalin también acertó.
.
Stalin, Lenin y Trotsky
Stalin pensó que había que procurar que los españoles admirasen el comunismo, basándose en el cambio experimentado por el obrero y campesino ruso desde 1918 y en los logros industriales obtenidos por los soviéticos. Para ello potenció el Partido Comunista español, fundó una prensa amarilla, fomentó el sindicato comunista, envió a España instructores políticos con Palmiro Togliatti de la Komintern al frente, se asentaron en España militares para formalizar el Quinto Regimiento lo antes posible, y creó y desarrolló la entidad cultural "Asociación de Amigos de la Unión Soviética". 
En las elecciones de noviembre de 1933, los comunistas solo había obtenido un escaño, en las legislativas de febrero de 1936, el PCE liderado por José Díaz obtuvo 14 del total de 473 de la Cámara. Con el reajuste electoral realizado en mayo, al no haberse conseguido en varias provincias el requisito mínimo del 40% de asistencia electoral, subió a 17 el número de diputados comunistas, sobresaliendo Pasionaria entre ellos.
La amnistía general decretada por el gobierno del socialista Francisco Largo Caballero se tradujo en un lógico gran fervor hacia el Frente Popular, hacia el comunismo por parte de la izquierda encarcelada por la Revolución de Octubre del 34 y de los delincuentes comunes.
En este cuarto plan, Stalin también acertó.
.
Pasionaria, José Díaz y
Palmiro Togliatti
Stalin planeó controlar los dos tipos existentes de fuerzas armadas. Las de interior las controló fácilmente, pues la Guardia de Asalto, creada en febrero de 1932, dependía de la Dirección general de Seguridad, o sea del gobierno del Frente Popular. Para mejorar el resultado buscado, fusionó en el Cuerpo de Seguridad Interior, creado en diciembre de 1936, a la Guardia de Asalto y a la Guardia Civil fiel al Frente Popular, que en agosto de 1936 había cambiado su nombre por el de Guardia Nacional Republicana.
.
Las fuerzas armadas del ejército quedaron constituidas a semejanza del Ejército Rojo: comisarios políticos comunistas, altos mandos profesionales y ejército de milicianos. Para ello, destacó en España militares con experiencia de batalla o formados en la URSS como el caso de Enrique Líster. El 19 de julio de 1936 ya estaba operativo el Quinto Regimiento.
En este quinto plan, Stalin también acertó.
.
Stalin analizó cómo la Revolución de Octubre de 1934 en España no había obtenido el éxito esperado, a pesar de la cooperación sin reservas prestada por los políticos socialistas españoles y los sindicatos. El ejército español había controlado  la gran revuelta. que apenas pudo prender más allá de Asturias y León. Pocos años antes había sucedido  lo mismo  en Alemania y Hungría.
.
Además, la mitad de la población española no admitía la sovietización de la nación y consideraba al ejército como el mayor, o incluso único, garante de que España siguiera con sus costumbres y religión. Debido a la situación, en 1936 las luchas asolaban dialécticamente el Congreso de Diputados y físicamente las calles.
Indalecio Prieto y Largo Caballero

Stalin no deseaba tener más interferencias decisivas de un ejército nacional en cualquier socialización de Europa,  y en España precisaba desacreditar y hundir con un gran fracaso a los españoles tradicionales que no admitían la internacionalización de sus costumbres, que estaban siendo trastocadas en marxistas, como había sucedido con las quema de templos y  la expulsión de los jesuitas.
Había que desacreditar y disolver el ejército. La única solución consistía en que se sublebase parcialmente sin estar organizado. Sería fácilmente controlado, como había sucedido con la reciente sublevación de Sanjurjo.
Entonces Stalin proyectó un Alzamiento Nacional, y cuando consideró que ya estaba la sociedad suficientemente enfrentada, ultimado el Quinto Regimiento y controladas las fuerzas de seguridad, provocó el Alzamiento con el asesinato gubernamental de Calvo Sotelo.
En este sexto plan, Stalin también acertó, en teoría.
.
Stalin mantuvo una cordial, pero efectiva, correspondencia con el presidente del Gobierno, Francisco Largo Caballero, con la que le daba directamente  instrucciones. En uno de los párrafos, Stalin ordenaba de esta manera: "es un particular necesario asegurar el apoyo al Gobierno por parte de Azaña y su grupo". Manuel Azaña: el títere estalinista y paradigma de algunos trepas haciendo méritos.
En este séptimo plan, Stalin también acertó.                               
                                                                   FIN
.............................

Barcelona, sede del PSOE estalinista con en Frente Popular,
que tenía mayoría del PSOE
El programa oficial estalinista del Frente Popular, mayoría del PSOE, incluíala independencia del Marruecos español; la liberación de las "naciones oprimidas": Cataluña, Vascongadas y Galicia; la confiscación de todas las tierras de la Iglesia y de los terratenientes; armar a obreros y paisanos del Frente Popular; la confiscación o control de bienes y empresas y anular todas las deudas adquiridas por campesinos y pequeños comerciantes con la banca, que, en siguientes etapas, sería nacionalizada.

El Frente Popular, valiéndose de los Sindicatos, movilizaba las masas adictas para lograr los fines proyectados, creando el clima propicio para dar paso a paso el último giro a la izquierda, consistente en llegar a regirse por un régimen estalinista, como bien se expresó ese deseo en el Parlamento el día de proclamación del triunfo del Frente Popular; entonces, la Internacional fue cantada en Parlamento, puño en alto. Sesión de Cortes, 16 junio 1936.
....................................