17 may. 2019

Goleta "La Amistad". John Quincy Adams vs Isabel II. España, siglo XIX


Lema del blog: "No busquen la verdad en palabras o escritos de los que ejercen el poder o cobran por su función amarilla"


Goleta "La Amistad"
Barco negrero
En España, Fernando VII murió en 1833. Pero cuando nació su hija en 1830, la futura Isabel II, Fernando decidió alterar el proceso legal sucesorio a la corona  por medio de la Pragmática Sanción, para con ello usurpar la Corona a su hermano menor Carlos Isidro, otorgándosela a su hija. Esta irregularidad dividió a los españoles, dando lugar a las guerras carlistas y a la continuación del proceso de ruina moral y económica de España, que había comenzado con Carlos IV y que finalizó con Alfonso XIII en 1931, un periodo lamentable  en la vida española enmarcado a lo largo de Cinco Generaciones Perdidas.
Juan Prim, óleo
de Luis Madrazo
Durante la minoría de edad de la que sería Isabel II, se registraron dos regencias: la de su madre María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, cuarta esposa de Fernando VII, y a partir de 1840 la del general Baldomero Espartero que concentró en su persona los títulos otorgados de príncipe, dos veces duque, conde y vizconde. En 1844, al cumplir Isabel los catorce años, se la consideró a efectos políticos como mayor de edad, reinando y divirtiéndose hasta 1868, cuando la  apartó de la corona el sentimiento popular y la revolución encabezada por Juan Prim, conocida como "La Gloriosa" de lema "Por una España con honra".
.
Los aires de libertad y declaración de los derechos humanos, aportados por la Constitución de Estados Unidos de 1787, prendieron en Occidente, cambiando la forma de proceder de la sociedad conforme transcurría el siglo XIX. Sin embargo, mientras surgían personas como John Quincy Adams y Abraham Lincoln que se esforzaban en terminar con la esclavitud existente, tanto en el tráfico de esclavos como en su situación sin derechos ni libertades, el poder político español se beneficiaba con los africanos de origen, con su trabajo y traficando con ellos, y cuando este trasiego cesó por la imposición internacional, con su trabajo y el de sus descendientes.
.
Celebran en la Puerta del Sol  la victoria
de La Gloriosa en Alcolea, 28 sept. 1868
Para su negocio basado en la esclavitud, el poder político español hizo sufrir al pueblo, obligado a combatir en el Caribe y Filipinas para defender intereses bastardos, después de haber guerreado irreflexivamente, décadas antes, para evitar la independencia en México y Suramérica en absurdas guerras, pues si la todopoderosa Inglaterra no pudo sostener el colonialismo en Norteamérica, cómo lo iba a mantener en unos territorios más amplios, una España enfrascada en guerras seguidas y erráticas: contra Francia, a favor de Francia contra Inglaterra, y de nuevo contra la Francia de Napoleón: un deplorable comienzo  del siglo XIX. 
Mientras Gran Bretaña aprendió la lección americana y creó la Commonwealth, la política de España se empecinó con anacronismos perversos: el colonialismo y la esclavitud.
La Casa Borbón (Cristina de Borbón poseía 800 esclavos), Antonio Cánovas del Castillo y su hermano José (titulado conde por orden de Alfonso XII) y Francisco Romero Robledo destacaron por reunir poder político y negocios cuyos beneficios estaban basados en la esclavitud. Algunos "empresarios" catalanes completaban el cuadro de ilustres beneficiados con la esclavitud radicados en Madrid.
.
Fallidos intentos políticos en España para abolir la esclavitud y el régimen colonialista
.
Inicio de La Gloriosa, Cádiz
En España, para evitar la esclavitud poco pudo hacer la Liga Abolicionista fundada en 1865 por Emilio Castelar, Estanislao Figueras y Nicolás Salmerón, entre otros.
Fatal suerte tuvo Juan Prim, que por intentar acabar con la insostenible situación colonial, fue herido y luego rematado por el poder político-esclavista, que si no había perdonado a Prim por erradicar a la Casa Borbón, sí podía, asesinándole, subsanar su iniciado proyecto de una Commonwealth española, una España con honra que arruinaba tanto los negocios en las colonias como el papel de los militares, que transitarían del elitismo y el mando incluso político a una situación irrelevante. Estos poderes tampoco deseaban al monarca liberal propuesto por Prim: Amadeo de Saboya, pues precisaban que la corona recayese en alguien como ellos y sus negocios y manejable. El magnicidio cometido con Prim arruinó las posibilidades de cambiar la triste evolución político-social de España.
.
Los intentos de Amadeo I (único monarca elegido democráticamente por las Cortes) y de Manuel Ruiz Zorilla, tampoco pudieron paliar el problema de la esclavitud, y aunque Amadeo salió ileso de un atentado, no pudo evitar "ser dimitido".
Amadeo I ante el féretro de Prim. Amadeo no pudo
ser informado por Prim, óleo Antonio Gisbert
El poder real de la nación, en espera de la mayoría de edad del hijo de Isabel II, entretuvo el tiempo permitiendo una república provisional, conforme los aires que soplaban desde Francia.  

La Primera República, de sentimiento abolicionista y con una manifiesta insuficiencia legislativa, fue disuelta a golpes de sable, cascos de caballo y pronunciamiento militar, justo con el trasfondo de la mayoría de edad de Alfonso.
De esta retorcida forma terminó un sexenio de esperanzas reprimidas reiteradamente, y se alumbró en 1874 la Restauración con Alfonso XII, el hijo de Isabel II, que en realidad consistió en la restauración de la situación que la Gloriosa había suprimido, prosiguiéndose con los ciegos negocios en las colonias, hasta el Año del Desastre, 1898. Pero como tampoco se aprendió la lección de ese año, se traspasaron los "hombres de negocio" del Estado y las glorias militares a Marruecos, y el Rif en particular, sin dar un descanso para reponer el bienestar y la sangre del pueblo español. España estaba abocada a descarrilar en 1936.
.
                                    Goleta "La Amistad". Quincy Adams vs Isabel II 

Un suceso conmocionó Occidente durante 1839 a 1842:
Esclavos en Puerto Rico
En 1839, los tripulantes del barco negrero portugués "Tecora", habían raptado a medio millar de personas en Sierra Leona para someterlas al régimen de esclavitud y venderlas en el mercado de esclavos de La Habana. 
Allí, cincuenta y tres esclavos fueron comprados en pública subasta por dos traficantes españoles para ser trasladados a Puerto Príncipe, en Haití. El transporte se efectuaría en el barco "La Amistad", una goleta adquirida por los esclavistas españoles a un armador estadounidense.
El 2 julio de 1839, partió "La Amistad" desde La Habana con destino a Puerto Príncipe, Haití.
.
En un momento dado, los esclavos dirigidos por Sengbe Pieh "Cinque" lograron liberarse, y tras un combate, en el que vencieron, acordaron con los dos esclavistas españoles, presentes en la goleta, que fuesen reintegrados a su lugar de origen africano. En la lucha murieron el capitán y un tripulante de la goleta, y dos cautivos.
Ante el desconocimiento total de navegación y orientación de los africanos, la goleta puso rumbo norte. En aguas de Long Island, fueron abordados por un barco de la armada estadounidense, el USS Washigton. Su comandante decidió llevarles hasta Connecticut, con ánimo de venderles allí, pues era un Estado donde estaba permitido el tráfico de esclavos, a pesar del "Acta del Comercio de Esclavos" de 1807, que prohibía en todo el ámbito estadounidense la importación y trata de esclavos.
John Quincy Adams, primera
foto de un presidente de EEUU
.
Se llegó a una situación compleja, pues corrían unos tiempos en los que el presidente estadounidense, Martin Van Buren, se mostraba como proesclavista, actitud que enraizaba con la de sus padres, que habían poseído esclavos. Por otra parte, en aquellos días, comenzaban a desarrollarse las organizaciones abolicionistas en Estados Unidos. Este caso, por su notoriedad y peculiaridades propulsó el sentimiento abolicionista, que pocos años más tarde cristalizó en la Guerra de Secesión o Guerra Civil de Estados Unidos.
.
La Corona española, en manos de la regente María Cristina de Borbón, defendiendo sus intereses, coincidentes con los de los "grandes empresarios" españoles reclamaba la propiedad de los esclavos. Lo mismo pretendían tanto los traficantes como los responsables del buque que  rescató a La Amistad. Por otra parte, los africanos podían desde ser liberados a castigados por asesinato.
.
La defensa, que proponía la libertad de los esclavos, fue llevada por John Quincy Adams, que años antes había sido investido como sexto presidente de los Estados Unidos, cargo que ejerció entre los días 4 de marzo de 1825 a 1829. John Quincy Adams desde la presidencia había luchado contra la incipiente masonería en Estados Unidos y la esclavitud, labor que prosiguió como abogado hasta su fallecimiento en 1848.
La esclavitud en Estados Unidos fue abolida por el Congreso por medio de la 13 Enmienda a la Constitución del 31 de enero de 1865, ratificada el 6 de diciembre de ese año.
.
Isabel II y su esposo
Francisco de Asís

John Quincy Adams ganó el complejo juicio causado por "La Amistad", sentenciado por el Tribunal Supremo el 9 de marzo de 1841. En 1842, los treinta y cinco  esclavos supervivientes fueron reintegrados a Sierra Leona, el lugar donde habían sido secuestrados. El "Movimiento Abolicionista" de Estados Unidos se hizo cargo de los gastos de la extradición.
Isabel II, ya reinando, estuvo reclamando compensaciones por la pérdida de "La Amistad" hasta 1864, fecha en la que entendió que el previsible resultado final de la guerra civil estadounidense hacía estéril continuar con semejante despropósito. 
.
Consideraciones
.
En cualquier caso, la vergonzosa petición de los "derechos" de esclavitud, y toda la serie de continuas reclamaciones, sirvió para confirmar la forma de proceder de la monarquía española y de sus hombres de negocios, y dentro de ellos, los más beneficiados con los monopolios impuestos y la esclavitud (en los últimos años con un régimen de semiesclavitud) estaban situados al frente de la política, siendo ensalzados por los repugnantes charlatanes amarillos, que reverenciaban, y siguen reverenciando, a ese reaccionario poder político que caminaba a la par de un poder económico centrado en los fáciles y protegidos negocios basados en la esclavitud, o semiesclavitud, defendidos por los jóvenes españoles, abanderados en la mentira sutil de que cumplían con la patria, con un deber sagrado
.
Nota de Jose Antonio Bru
.
Jose Antonio Bru
He pretendido en este artículo ofrecer una síntesis política de España en el siglo XIX, apoyándome en el suceso de la goleta "La Amistad", nítido reflejo de España en tiempos de Isabel II.
Se puede desarrollar la temática aquí presentada entrando en los enlaces pertinentes. Explicaré a mi manera  los desastres españoles en Filipinas y en el Caribe. El hundimiento del Maine ya está publicado. 
Los desastres sufridos algo más tarde en la región del Rif, también están escritos.
...........