7 sept. 2009

Friedrich Nietzsche vs Bakunin y los Socialismos Revolucionarios

Friedrich  Nietzsche

Durante la última década del siglo XIX surgieron en Europa dos filosofías político-sociales antagónicas que desbordaron, en las primeras décadas del siglo XX, tanto la pacífica ideología de la línea socialista Marx-Engels-Kautsky (concretada en la socialdemocracia de Friedrich Ebert en Alemania y Jean Jaurés en Francia; pues ambos líderes llegaron al poder en su respectiva nación) como a los sistemas políticos tradicionales que estaban imbuidos en un capitalismo antisocial y en el olvido del sentido humanista del cristianismo arraigado en la civilización occidental. Una cosa era la apariencia de las buenas palabras y actos o posturas demagógicas que acompañaban el quehacer de los dirigentes políticos de las democracias o monarquías del siglo XIX, y otra cosa era la cruda realidad de cómo la miseria moraba en un gran porcentaje de la población de los pueblos europeos.
.
Esas dos filosofías opuestas, que buscaban el escape a aquella lamentable situación, fueron las protagonizadas: por un lado la que disponía por base a Friedrich Nietzsche y por el otro las asentadas en las doctrinas socialistas revolucionarias de Mijail Bakunin y Lenin. Sin embargo, ninguno de estos tres pensadores reformistas de la sociedad fueron capaces de intuir que el desarrollo y evolución de sus ideologías cubrirían, años después, de sangre a Occidente.
.
Desde la publicación de "El Manifiesto Comunista", en febrero de 1848, el socialismo avanzaba con una lentitud que lindaba con la ineficacia en su tarea de obtener resultados prácticos encaminados en lograr el bienestar del trabajador y una sociedad más homogénea. Esta inoperancia propició que surgiera un socialismo revolucionario y, en consecuencia, sangriento al no ceder el poder un ápice a las pertinaces peticiones económicas del proletariado y los campesinos.
.
Tras varios meses de detentar el proletariado el poder en Francia, a resultas de la Revolución de la Comuna de 1870 (en la que Bakunin fue uno de sus líderes y el principal ideólogo), el fracaso de la gestión proletaria y su expulsión del gobierno del Estado, tuvo la consecuencia de hacer, en Europa, más violentas las posteriores reclamaciones sociales, que se concretaron en actos individuales o de pequeños colectivos, llevados a cabo por los seguidores de las ideas anarquistas de Bakunin o por los anarco-comunistas de Kropotkin. Todo cambió cuando emergió, en circunstancias propicias, la figura de Lenin. El proletariado entendió cuál era el camino a seguir (1) (2).
Lenin consiguió implantar en su país, tras la Revolución Rusa de Octubre de 1917, un modelo de socialismo que era, en ese lugar y en ese momento el único sistema político-económico válido para apartar al proletariado y a los campesinos de la miseria, es decir, a la gran mayoría del pueblo. El concepto encerrado en la palabra comunismo, bandera del movimiento de Lenin, no tiene nada que ver con el apelativo y significado de comunista de "El Manifiesto", mucho menos cuando Lenin aplicó un modelo de economía alejado de las teorías marxistas, el leninismo.
.
Stalin, sucesor de Lenin, endureció el régimen en los tiempos del hundimiento de Occidente, enmarcados por la Gran Depresión, cuando debía haberlo dulcificado a tenor del progreso social y económico logrado en Rusia durante la estancia de Lenin en el poder, y en los años inmediatos y continuistas siguientes gracias a la estructura socioeconómica y técnica conseguida en un pueblo ilusionado con el nuevo régimen.
.
Con Stalin, la teórica dictadura del proletariado, convertida más tarde dictadura del partido, pasó a ser, al final, una dictadura personal con el olvido de cualquier referencia histórica o cultural de la sociedad sojuzgada, con el desprecio, o persecución, a cualquier iniciativa personal o libertad. Stalin, de esta forma, implantó un nuevo modelo de socialismo, el estalinismo.
Stalin extendió el estalinismo fuera de sus fronteras iniciales y acabó con la competencia que suponían las ideologías próximas: el anarquismo, el anarco-comunismo y el trotskismo, esta última brotada desde dentro del comunismo de Lenin bajo el impulso de León Trotsky.
.
Anarquismos y trotskismo estuvieron representados en España, respectivamente, a través de la CNT-FAI y en los orígenes del POUM. Stalin por medio de su satélite ideológico y físico, el PSOE-PCE, ordenó eliminar tanto a anarquistas como a trotskistas en los comienzos de la guerra civil. Sucedió en mayo de 1937.
Stalin también suprimió políticamente en España a un socialismo de centro-izquierda representado por Indalecio Prieto y, en última instancia, también eliminó a Largo Caballero, quien si bien era obediente a las consignas de la Tercera Internacional y, por tanto, a las de Stalin, cometió el fallo de querer disponer para la causa de la República estalinista del Frente Popular a la CNT-FAI y al POUM, nombrando ministros anarquistas con carencia total de comunistas en el gobierno.  Las organizaciones anarquistas, además, habían brillado en los inicios de la guerra civil, pero constituían para la aceptación popular del estalinismo un grave peligro a medio plazo (3).
.
Por otra parte, el credo del alemán Friedrich Nietzsche dio cierto contenido e inspiración al régimen nacionalsocialista, reflejo de los sentimientos que sus compatriotas estuvieron desarrollando durante la tercera década del siglo XX, al calor de la entrada y derrota en la Gran Guerra y a las inadecuadas y humillantes cláusulas de paz aplicadas, estipuladas en el Tratado de Versalles por ingleses, franceses y estadounidenses.
Lenin
El pertinaz antigermanismo revolucionario liderado por los comunistas judíos Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg (4) hizo el resto para que el pueblo alemán adoptara una postura diametralmente opuesta a las fuerzas que durante quince años le hizo caer en la ruina, la desesperación y la humillación, es decir: monarquía, judaísmo, comunismo y europeísmo antigermánico. El nacionalsocialismo de Adolf Hitler quedaba servido en bandeja,  convirtiendo el secular antisemitismo de carácter religioso en una cuestión cultural y étnica, trocando el deseo de progreso en una revancha a ultranza y las pérdidas territoriales de Alemania dispuestas en el Tratado de Versalles en un expansionismo ciego.
.
Los socialismos revolucionarios tuvieron una base reivindicadora de justicia y progreso social, pero modificaron en gran medida y con excesiva rapidez las creencias y tradiciones de los pueblos, amén de las peculiaridades nacionales. Por el contrario, el nacionalsocialismo que protegía o admitía todas las características citadas, nació con unas raíces perversas. En cualquier caso, ambos sistemas políticos al desarrollarse constituyeron una gran desgracia para Europa.
.
La filosofía que enmarcaba el pensamiento de Nietzsche"Europa debe unificarse", chocaba de frente con el internacionalismo de Bakunin,  tanto más en cuanto Nietzsche entendía que Europa debía ser un ente unificado desde arriba, estando la raza germana ubicada en la cúpula de la sociedad, así como su Estado. Por el contrario, la unificación deseada por el socialismo revolucionario no era aplicable sólo a Europa sino al mundo entero, arrancando esa edificación igualitaria desde abajo, desde el proletariado de todas las naciones unidas, dentro de su filosofía consistente en la supresión de los estratos sociales consecuentes de la existencia de clases sociales. Por tanto, el socialismo revolucionario suprimía cualquier tipo de herencia.
Además, Bakunin pregonaba la extinción de los Estados nacionales, conforme a las ideas al respecto de Marx y Engels (5). En "El principio del Estado", Bakunin nos dice que "la conquista no sólo es el origen sino también el fin supremo de todos los Estados, sean grandes o pequeños, poderosos o débiles, despóticos o liberales (...)". La existencia, explica a continuación, de múltiples Estados origina múltiples guerras "donde la paz no es más que una tregua entre guerras".
Nietzsche era antagónico de Bakunin, excepto en el ateísmo, concepto que ambos compartían.
.
...................................................
Stalin
.....................................................
.
.
.
.
Los dirigentes anarquistas no pactaron con el Frente Popular de cara a las elecciones del 16 de febrero de 1936. Por su parte, Juan Andrade, representando al POUM, había firmado los acuerdos de constitución del Frente Popular unos meses antes.
.
.
(5) Continuará con Nietzsche, su obra y el nacionalsocialismo. Abajo, el enlace adecuado.
Hitler, foto de Heinrich Hoffmann
.
Fotografía de cabecera: Nietzsche
Fotografías en orden descendente:
Sede de las Allgemeine-SS, organización de seguridad y administración de las SS
Hitler, en "Time"
Lenin, Marx y Engels
Lenin
Desfile nacionalsocialista
Stalin, óleo
Adolf Hitler, visto por su fotógrafo, Heinrich Hoffmann
.
.
.
.
Está usted dentro de "Jose Antonio Bru Blog"
.