13 jul. 2009

La Primera Internacional Socialista, AIT. Congreso de La Haya


La Primera Internacional. Mural de Diego Rivera.
La declaración de intenciones, o estatutos generales, de la Primera Internacional es la siguiente "La emancipación de los trabajadores debe ser obra de los mismos trabajadores. Los esfuerzos de los trabajadores por conquistar su emancipación no es una lucha para implantar nuevos privilegios, sino para establecer para todos los mismos derechos y los mismos deberes y abolir todo dominio de clase. (...) Que la emancipación económica de la clase obrera es en todas partes el objetivo esencial al que todo movimiento político debe ser subordinado como un medio (...)". Publicada en Londres, 1864.
...............................
.
sello soviético en honor de Marx
Los dos grandes temas básicos que abordaron los primeros pensadores del socialismo consistían: en definir lo que tendría que ser el Estado socialista considerando los caminos que habría que adoptar para implantarlo, y el alumbramiento de una conciencia en el proletariado para que con su aplicación pudiese progresar, pues su nivel económico y cultural no avanzaba en Europa en aquellos tiempos del siglo XIX, debido a que cualquier hipotética mejora en el nivel de vida del trabajador se enfrentaba a los intereses de las clases medias y altas, ya fuesen éstas las clásicas o las nuevas que se estaban forjando con un incipiente capitalismo que caminaba en alas del progreso industrial.
La creación de los partidos socialistas fue el primer paso dado para compaginar el desarrollo económico de la sociedad y una justicia social que alcanzase a todos sus miembros gracias a un adecuado reparto de la riqueza generada.
.
En la joven nación estadounidense, las ideas de Marx y Engels se estrellaron contra los intereses del capitalismo con más violencia aún que la existente en Europa . En Estados Unidos, el obrero y el poder estuvieron mucho tiempo alejados de la acción e influencia de los pensadores socialistas europeos, cuyas ideas llegaron muy difuminadas y no se entendieron; tampoco interesaba entenderlas. Debido a ello, el régimen capitalista antisocial de Estados Unidos fue el que lideró tanto la actitud reaccionaria contra la filosofía socialista como, más tarde, también capitaneó la ruina de la política social y económica de las democracias de aquella época, certificada con el crash de 1929 y la consiguiente Gran Depresión.
.
Bakunin
Sin embargo, aquellos pensadores socialistas del siglo XIX no disponían de la experiencia necesaria para poder analizar con precisión el siguiente concepto: ¿cómo debería ser el Estado socialista?
Las ideas de Karl Marx y Friedrich Engels fueron tan utópicas con respecto a la definición de la consistencia de un estado socialista, como antes lo habían sido Tomás Moro (Thomas More, autor de Utopía), Robert Owen e incluso el pionero del anarquismo y entusiasta anticapitalista, Pierre-Joseph Proudhom (1) al definir la esencia del concepto socialista.
Si bien el pensamiento de aquellos socialistas acerca de cómo tenía que ser el Estado era irreal, sí acertaban en su tesis inicial: había que suprimir el absolutismo generalizado existente a mediados de siglo XIX en Europa, herencia de las disposiciones del Congreso de Viena, donde se había dictaminado una forma reaccionaria de proceder las monarquías como respuesta al movimiento revolucionario francés y a la manera con la que Napoleón Bonaparte entendía la política y la aplicación de los derechos del hombre. 
Los esfuerzos realizados por los socialistas de aquella época, tras varias generaciones de lucha en todos los niveles, han conducido al proletariado actual a una situación social más justa, que ha resultado ser una bendición para la sociedad, al poderse compaginar el trabajo de todos los componentes de la producción: propietarios, directivos y trabajadores.
La revolución que dio lugar a este proceso en Europa se inició con la publicación de "El Manifiesto Comunista", en febrero de 1848 (2). Sus teorías, sus ilusiones, sus proyectos fueron muy pronto absorbidos por la clase media y la estudiantil. Las revoluciones de aquel año, surgidas por su lectura y encendidas por el absolutismo reaccionario reinante, comenzaron a cambiar tanto el mapa político como el social de Europa Occidental. Sólo en algunas naciones, como Rusia o España, donde el poder de la clase dominante era incontestable, el Manifiesto apenas tuvo una repercusión reseñable.
.
........................................       La Primera Internacional
.
Una vez prendida y asentada la llama socialista en la sociedad europea, Marx y Engels lograron reagrupar a las dispersas fuerzas de carácter antiabsolutista para crear la Primera Internacional, que en sus albores era conocida como la "Asociación Internacional de los Trabajadores", AIT. El 28 de septiembre de 1864 se fundó en Londres la Primera Internacional, pues en aquellos tiempos Inglaterra era la abanderada del capitalismo y la nación más industrializada.
Engels
Para conseguir tal propósito, Marx y Engels tuvieron que contrarrestar los intentos que con similar fin habían realizado las más antiguas e inoperantes "Trade Unions" británicas, que poseían un marcado sentido conservador y, que por tanto, sus líderes eran progubernamentales.
En la misma dirección y similar fracaso, había sucedido con las teorías del judío alemán Ferdinand Lassalle, que pretendía formalizar cooperativas en las que se fundieran los intereses de los obreros con los de los medianos y pequeños empresarios. Este proyecto, con similitudes al desarrollado por Henri de Saint-Simon en el siglo anterior, se apoyaba en la necesaria intervención del Estado, amén de la buena disposición de éste al respecto, pues debería otorgar facilidades y ayudas económicas y fiscales. Además, las empresas privadas tendrían que ser tolerantes con el proyecto, cuando no bondadosas. Al final de todas estas fantasías se presentaba la mayor dificultad, prácticamente insalvable: el Estado tendría que aceptar en su totalidad el plan que Lassalle y sus colaboradores hubiesen redactado.
En la reunión mantenida en Londres en septiembre de 1865, los miembros de la AIT fijaron tanto las fechas del primer Congreso como los temas a tratar en él. En septiembre de 1866 comenzaron las sesiones de la Primera Internacional, siendo Ginebra la ciudad elegida para celebrar el primer Congreso.
.
                   Congreso de La Haya. Ruptura entre marxismo y bakunismo
.
Marx y la Primera Internacional 28-IX-1864
en St. Martin-in-the-Fields, Londres
Durante las sesiones celebradas en el Congreso de La Haya de la Primera Internacional, celebradas entre el 2 y el 7 de septiembre de 1872, se trató acerca de la creación y desarrollo de los partidos políticos, su organización y carácter atendiendo a las circunstancias locales. En 1869, en Eisenach se había fundado el primer partido de carácter marxista, formulando un programa o declaración de intenciones.
.
En La Haya, Marx, Engels y otros sesenta y siete delegados llegaron a la siguiente definición: "El proletariado debe organizar su partido político propio para asegurar el triunfo de la revolución social", concretando, además, la finalidad de esos partidos: "la gran tarea del proletariado pasa por la conquista del poder político".
El concepto de cómo deberían ser los partidos socialistas y su forma política de proceder, supuso el distanciamiento definitivo de Marx y Engels con el ruso Mijaíl Bakunin, que fue expulsado, en esos días, de la Internacional. Igual suerte corrieron James Guillaume y otros correligionarios por sus ideas contrarias al pensamiento de Marx; ideas que a largo plazo fueron contraproducentes para los intereses del proletariado. La ruptura ideológica y de acción entre las líneas marxista y anarquista del socialismo se certificó en el Congreso de La Haya.
El Congreso de La Haya decidió trasladar el Consejo General a Nueva York porque "América se va erigiendo en el mundo de los trabajadores por excelencia (...) y es necesario que la Internacional arraigue bien hondo en la tierra que domina el obrero". Debido al desconocimiento de la situación e idiosincrasia de Estados Unidos, la Internacional cometió un craso error en la búsqueda de una salida para conducir al proletariado a la meta anhelada en los proyectos.
.
Plaza Vendôme tras la Comuna
Foto de Adolphe Eugéne Disdéri
Bakunin y sus seguidores anarquistas fundaron, a raíz y a continuación de su expulsión de la Primera Internacional: la Internacional de Saint-Imier, en esta localidad próxima a Berna. Mientras tanto, la Primera Internacional continuó con sus trabajos, siendo su último Congreso el celebrado en Filadelfia en 1875.
.
En 1871, la derrota de Napoleón III ante Prusia en una guerra provocada por el emperador sin motivo válido, motivó una revolución popular, la de la Comuna, encabezada por los anarquistas, siendo Bkunin uno de los líderes. Marx se limitó a observar la rebelión, pero tanto él como el marxismo entendió que no era precisa una revolución de la clase media para erradicar del poder a la monarquía, como había sucedido en las revoluciones en Estados Unidos, la América española y la Revolución Francesa.
.
 Fin de la Primera Internacional. Convocatoria de la Segunda Internacional
.
Marx y Engels con sus esposas,
Jenny y Laura, y la niña
Eleanor Marx
La guerra franco-prusiana y la derrota de la Comuna en 1871, no sólo dividió a Europa sino que frenó en ella el avance del socialismo, que vio en la pujante Estados Unidos una forma de poder continuar sus sesiones con cierto provecho. Allí se trasladó la dirección de la Internacional, en 1872. Sin embargo, sólo consiguió distanciarse de los problemas europeos, fracasando, además en sus intenciones de implicar a las organizaciones laborales y trabajadores norteamericanos en los proyectos del socialismo, sus sindicatos y sus incipientes partidos. En 1876 se disolvió la Primera Internacional.
Las disensiones existentes entre las diversas corrientes del socialismo logró que no fructificasen las reuniones para formalizar un reagrupamiento socialista celebradas en 1881 en Coire (Suiza), París en 1883 y Berna en 1886.
En 1889, la conmemoración de la Revolución Francesa y los esfuerzos de Jules Guesde, ayudado por el prestigio de Engels, lograron la convocatoria de la Segunda Internacional.
.
"La Primera Internacional en mural de Diego Rivera"
.
........................................

Guillermo I inaugura en Rudesheim,
Hesse, el monumento Germania. 1871
(1) Leer "El Estado según Marx, Engels y Lenin"
.
.
Está Vd. dentro de "Jose Antonio Bru Blog"
.
Fotografía de cabecera: Mural de Diego Rivera exaltando a la Primera Internacional y a los mártires de Haymarket. Vemos a Marx, en grande en la parte derecha, y a Engels, a su lado, abajo. Con gafas apreciamos a Terence V. Powderly (Terry Powderly), que luchó por el sindicalismo y los derechos de las mujeres y los estadounidenses de origen africano. Al otro lado del ventanal, apreciamos el desarrollo de una sesión de la Primera Internacional. El mural hoy se contempla en Unity House (Nueva York). Leer amplia información en "Diego Rivera y sus murales socialistas"
.
Explicaciones de fotografías:
-Sesión de la Primera Internacional del 28 de septiembre de 1864, en St. Martin`s Hall, de Londres
-La estatua de Napoleón Bonaparte fue destruida durante las revueltas de la Comuna de París, en Place Vendôme. Más tarde, se repuso. Esta estatua había sustituido a una de Luis XVI, destrozada en los tiempos de la Revolución Francesa.
-Marx y Engels con sus esposas, Jenny y Laura, y Eleanor Marx, secretaria y continuadora de la obra de su padre .
-Guillermo I inaugura en Rüdesheim (Hesse), en 1883, el monumento "Germania" conmemorativo de la victoria en la guerra franco-prusiana. La primera piedra se colocó en 1871. Conforme a mi ejemplar de "La ilustración española y americana".