1 abr. 2018

El Domingo Sangriento, según Lenin




Nicolás II respetado por el pueblo como a un semidiós


El Domingo Sangriento, óleo Vladimirov-Krocvavoe
El domingo 22 de enero de 1905 (según el calendario gregoriano, 9 de enero por el juliano), el pueblo de San Petersburgo, representado por hombres, mujeres y niños, en larga comitiva portando iconos y fotografías del zar, se manifestó ante el Palacio de Invierno solicitando mejoras sociales que les apartara del estado de semiesclavitud y miseria en el que estaban sumidos.
Como respuesta a la demanda popular, la caballería, sable en mano, de las fuerzas policíacas del zar Nicolás II cargó contra la multitud, originando una masacre con algo más de doscientas víctimas mortales y un millar de heridos. Día conocido como el Domingo Sangriento.
En junio de 1905, las descargas de fusil de la policía zarista supusieron otra matanza de hombres. mujeres y niños en la escalinata portuaria de la ucraniana ciudad de Odessa. Pero en esta ocasión los asesinatos ejercieron menor influencia en la conciencia rusa, pues el pueblo no pedía justicia y pan; simplemente se había solidarizado con los maltratados marineros del acorazado Potemkin, y, evidentemente, los crímenes oficiales no se realizaron bajo los balcones palaciegos del singular Nicolás II y su familia.
Nicolás II, sin razones suficientes, llevó a su pueblo a dos guerras imperialistas que se tradujeron en sus derrotas en más de un millón de muertos y heridos graves: contra Japón y a la Gran Guerra.  Además, sin motivos realizó dos masacres contra los ciudadanos. Las dos guerras y las masacres, sobre todo la del Domingo Sangriento, abrieron las puertas a la Revolución de 1917. y a la colaboración generalizada de la población con el régimen impuesto por Lenin.
.
                     El Domingo Sangriento, su proyección. Según Lenin
..
Domingo Sangriento con la catedral
 de la Asunción de la Santísima Virgen
Lenin pronunció un discurso en Zurich el 9 de enero de 1917, 22 de enero por el calendario juliano, que se publicó en Pravda el 27 de enero de 1925. En él se evocaba: "Hoy  se cumple el duodécimo aniversario del Domingo Sangriento, considerado con plena razón como el comienzo de la revolución rusa".
.
Lenin recordó en sus palabras la petición que formulaban los obreros y campesinos al régimen zarista en el Domingo Sangriento, explicando: "somos unos esclavos desgraciados y escarnecidos; el despotismo y la arbitrariedad nos abruman (...) solicitamos de nuestros amos que nos diesen lo mínimo que la vida exige para que no sea un martirio".
.
Lenin continuaba: "la petición exponía las siguientes reivindicaciones: amnistía, libertades públicas, salario normal, entrega gradual de la tierra al pueblo, convocatoria de una Asamblea Constituyente elegida en votación general". Terminaba el párrafo con estas palabras: "¡Señor! ¡No niegues la ayuda a Tu pueblo! ¡Derriba el muro que se alza entre Ti y Tu pueblo! (...) sólo tenemos dos caminos: la libertad y la felicidad o la tumba". Lenin consideraba la religión como un "asunto privado", y la mayoría del pueblo al que se dirgía era cristiano. Otro "cantar" fue cuando Stalin comenzó a tomar el poder en 1924.
.
Cartel bolchevique
A continuación, Lenin narraba: "Hasta el 22 de enero (el día 9 según el otro cómputo) el partido revolucionario de Rusia lo formaban un pequeño grupo de personas (...). El panorama cambió por completo en el curso de unos meses (tras el Domingo Sangriento), los centenares de socialdemócratas revolucionarios se convirtieron en los jefes de dos o tres millares de proletarios (...) el movimiento campesino repercutió en el ejército y provocó insurrecciones de soldados (...) así, pues, un país enorme de ciento treinta millones de habitantes se lanzó a la revolución".
Lenin explicó que el medio principal de la transición a la revolución, fue la huelga realizada por las masas y que "la peculiaridad de la revolución rusa estribó en que, por los medios de lucha, fue una revolución proletaria".
Lenin ofreció datos de la evolución de las huelgas en los diez años que precedieron a 1905, indicando: "en la primavera de 1905 observamos el despertar del primer gran movimiento campesino, no sólo económico sino también político, librado en Rusia". Añadiendo: "Sólo la oleada de huelgas de masas, extendidas por todo el país a raíz de las duras lecciones de la guerra imperialista ruso-japonesa despertó a las amplias masas campesinas de su sueño letárgico".

Lenin en la Plaza Roja de Moscú. 1919
Párrafo especial es aquel que se refiere a las fuerzas armadas: "La enseñanza irrefutable de que el militarismo no puede ser derrotado y eliminado por otro método que no sea la lucha victoriosa de una parte del ejército nacional contra la otra parte (...) hay que preparar a sus mejores elementos para que se pongan al frente del ejército revolucionario". De aquí el colocar comisarios políticos o generales del partido al mando de los regimientos.
Lenin narró el progreso social existente tras la huelga de 1905 y cómo se conquistó la libertad de prensa, eliminándose la censura: "sólo en San Petersburgo se publicaron tres diarios socialdemócratas con una tirada de cincuenta a cien mil ejemplares".
La consigna de lucha del proletariado en San Petersburgo, continúa Lenin, fue: "¡Jornada de ocho horas y armas! (...) se hizo evidente que la suerte de la revolución sólo podía decidirse por la lucha armada. Se formó una organización de masas: los Soviets de diputados obreros o asambleas de delegados de todas las fábricas (...) en otoño de 1905 los campesinos prendieron fuego a unas dos mil fincas de terratenientes y se repartieron los medios de subsistencia robados al pueblo por los rapaces nobles".
Lenin criticando a Karl Kautsky, líder promotor de la socialdemocracia, recordó en el discurso: "cuando era marxista revolucionario y no como ahora, defensor de los socialpatriotas y oportunistas", al igual que Kerensky.
.
Otros ensayos de Lenin que complementan su proyecto revolucionario
.
Lenin en "La revolución social" escribió"la futura revolución (...) se parecerá menos a una insurrección por sorpresa contra el gobierno que a una guerra civil prolongada". Y así sucedió; continúa Lenin: "Indudablemente así sucederá también en la futura revolución europea (...) la revolución rusa sigue siendo el prólogo de la futura revolución europea".

Manifestación ante el Palacio de Invierno 
San Petersburgo, principios de 1917
Lenin también se preocupó de la Primera Revolución Rusa en "Las enseñanzas de la insurrección de Moscú", describiendo cómo el "Sóviet de Diputados y Obreros" acordó el 6 de diciembre de 1905 "tender a transformar la huelga en insurrección armada" que se extendió hasta el día 17. De esta insurrección Lenin extrajo varias enseñanzas, recordando la tesis de Marx"La insurrección es un arte y la principal regla de este arte es la ofensiva sumamente intrépida y de una firmeza inquebrantable".
Con las lecciones aprendidas y con la visión de Marx en la mente, Lenin manifestó: "Recordaremos que la gran lucha de masas se acerca, y que ésta será la insurrección armada, la cual debe ser, en la medida de lo posible, simultánea. Las masas deben saber que se lanzaron a una lucha armada, sangrienta, sin cuartel".