10 may. 2008

Magnicidio en Sarajevo. El archiduque Francisco Fernando. Hindenburg. Tannenberg

Monumento erigido, en madera, en honor
a Hindenburg, en Berlín
................... ..... ....             ....Capítulo décimo. Asesinato en Sarajevo

Sarajevo. Francisco Fernando y Sofía  archivo Bettmann-Corbis
El 28 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando, sobrino del emperador Francisco José y heredero del trono austrohúngaro, y Sofía, su esposa, estaban en Sarajevo, capital de Bosnia, en una visita de Estado programada..
Francisco Fernando y familia
Eran unos momentos en los que Serbia deseaba separar a Bosnia de Austro-Hungría para así poder anexionarla, al disponer de un ejército superior. Serbia no sólo llevaba a cabo una inútil, por desoída, campaña de propaganda en Bosnia para conseguir sus deseos, sino que además creó, financió y dirigió, para esos fines, una organización terrorista conocida en todos los ámbitos con el nombre de la "La Mano Negra".
.
Para el día de la visita real, el coronel Dragutin Dimitrijevic, del Servicio Secreto Serbio, había dispuesto el envío a Sarajevo de un comando especial de tres hombres debidamente adiestrados, para que con la necesaria colaboración de su organización en la ciudad intentara asesinar a los príncipes herederos de la Corona Austro-húngara. La trama estuvo bien urdida y los terroristas, junto con sus ayudantes locales, se situaron en un lugar oportuno en el conocido trayecto de la comitiva, al haber sido publicado de antemano.
Un primer de intento de asesinato falló, al no explosionar debidamente la granada lanzada, ya que su impacto contra el automóvil que transportaba a la pareja real provocó su rebote, estallando a unos metros de su destino, ocasionando varios heridos de diversa gravedad. El autor del acto terrorista fue detenido.
.
Los príncipes herederos, Francisco Fernando y Sofía
Tras la visita planificada al Ayuntamiento, los príncipes decidieron interesarse por los heridos en el atentado, por lo que se acercaron al hospital donde estaban internados. Fue entonces cuando el magnicida, llamado Gavrilo Princip, logró, con una pistola, herir de muerte a la pareja real. El asesino fue apresado de inmediato, y tras confesar tanto su autoría como el entramado de la operación fue condenado a pena de cárcel, castigo común en Bosnia a todos los arrestados por las fuerzas de seguridad. Su compañero recibió similar condena.
Es de señalar la circunstancia de que cuatro días antes del atentado, el monarca serbio Pedro I había nombrado regente a su hijo segundo Alejandro, más tarde Alejandro I de Yugoslavia, que destacaba no sólo por su juventud sino también por su fervoroso nacionalismo que anhelaba incorporar Bosnia a Serbia, en primera instancia, para luego agregar las naciones de Croacia y Eslovenia. En todos los casos, contra la voluntad de bosnios, croatas y eslovenos.
               Capítulo undécimo.. Llega la excusa para la guerra. Se consuma la gravísima  agresión de Rusia y Francia
.
Francisco José recibe a Guillermo II acompañado
 de los príncipes alemanesen Schönbrunn, 1908
óleo de Franz von Matsch
El ministro de Asuntos Exteriores austrohúngaro, conde Leopold Berchtold, gestionó yendo a Belgrado la entrega de los conocidos responsables directos de "La Mano Negra", para que fuesen juzgados. Sin embargo, Serbia se opuso a la propuesta; pues no deseaba entregar a la cúpula implicada en el movimiento terrorista, puesto que ésta formaba parte de la oficial de la nación.
Berchtold presentó un ultimátum a Serbia. En él se indicaba que su nación se reservaba el derecho de capturar a los culpables conocidos, incluso en suelo serbio. El 23 de julio se entregó el ultimátum; el 25 fue rechazado. El 28, Berchtold comunicó a Belgrado que sus tropas entrarían en Serbia para capturar a los terroristas; por tanto, habría guerra entre ambas naciones si los serbios no reaccionaban de inmediato y atendían las  pretensiones formuladas por la razón.
Mientras tanto, durante esas cuatro semanas las naciones europeas que se implicarían en la guerra se afanaron en preparar a sus ejércitos, pues se presumía la respuesta serbia y el ineludible interés austrohúngaro en realizar la debida y necesaria justicia, derecho no reconocido por Rusia, Francia y el Reino Unido, a pesar de que los intereses y proyectos de Viena se basaban en el derecho internacional, amén de en la lógica (2).
El 21 de julio, el presidente francés, Raymond Poincaré, acompañado por su presidente del Consejo de Ministros, René Viviani, visitó a Nicolás II con el fin de solventar las dudas de Rusia para enfrentarse a Austria y Alemania. El deseo francés de anexionarse la germana Alsacia y la conflictiva étnicamente Lorena imperaba en todas sus acciones, para ello había que prometer y garantizar a Rusia su anhelada posibilidad de salida al Mediterráneo, vía mar Negro. De esta forma, el zar Nicolás II les apoyaría. Un zar deseoso de limpiar la imagen ofrecida en la reciente derrota ante Japón.
.
Mapa de los Balcanes en 1914
El 22 de julio, Rusia amenazó a Austria-Hungría con iniciar la guerra si esta nación continuaba con sus reclamaciones contra los terroristas serbios. Rusia pudo tomar esta gravísima decisión porque tenía el apoyo total de Francia y, tras ella, el de Gran Bretaña.
El zar Nicolás II ordenó pasar de las movilizaciones parciales de las tropas acantonadas en los Cárpatos a la general, decretada el día 30, procediendo sus ejércitos el acercamiento a la frontera con Alemania, con la apariencia de querer rebasarla de inmediato.
Austria-Hungría decretó el día 31 la movilización general. No tenía otra alternativa ante la situación creada.
.
La Alemania de Guillermo II dio un ultimátum a Rusia para que cesara el transporte de sus tropas a la frontera. Rusia no atendió a razones. Consideró que también debía agredir al aliado de Austria-Hungría La guerra europea era un hecho, y no sólo porque en el tratado bélico franco-ruso una movilización general era equivalente a una declaración de guerra, sino también porque el ejército ruso entró en suelo alemán. La guerra, a nivel europeo comenzó ese día, el 30 de julio de 1914 y no unos días más tarde, como falazmente han propagado los vencedores de las guerras; es decir, como si Rusia no hubiese sido uno de los países integrantes de la agresión.
.
Jean Jaurés, un líder del socialismo francés y fundador de L`Humanité, en un multitudinario discurso dado el 23 de julio en Lyon, acusó de la previsible guerra a Francia por su espíritu colonialista, a Rusia por su hipocresía y a Austria, convocando una huelga general en Francia y animando a hacer lo mismo a todos los trabajadores europeos con el único fin de parar la más que prevvisible guerra. El 31, Jaurés fue asesinado. Se silenció la paz. El asesino no sólo no fue a las trincheras sino que quedó en libertad a poco de terminar la guerra.
.
Soldados rusos en una trinchera.
Polonia. Gran Guerra
El presidente de Francia, Raymond Poincaré, cursó orden de movilización general el día 31, de acuerdo con las condiciones del pacto que había sellado con Rusia, enviando ejércitos a su frontera con Alemania. Mientras tanto, desde Londres se preparaba una fuerza expedicionaria que se desplazaría al Continente, pues por la aplicación de las disposiciones de la Triple Entente, el compromiso firmado con Francia y Rusia, obligaba al Imperio Británico a entrar en la guerra.
.
Italia comunicó a Austria-Hungría y a Alemania que el tratado vigente que unía a las tres naciones, la Triple Alianza, dejaba de ser válido. Así, de esta forma fácil, Italia se abstuvo de combatir, en un principio.
Italia declaró la guerra a Austria-Hungría en mayo de 1915 y a Alemania en agosto de 1916, tras el acuerdo que llevó a cabo en Londres, con británicos y franceses en abril de 1915 El propósito italiano consistía en apoderarse de unas regiones austrohúngaras que nunca habían sido italianas ni estaban habitadas por italianos. Pretendía colmar sus aspiraciones imperialistas una vez que el presunto enemigo estuviese desgastado; confiando que con su intervención se desnivelaría con claridad la balanza militar de los contendientes.
.
......... ....    ... ...   Capítulo duodécimo       La Guerra Mundial, Primera y Segunda
.
Hindenburg y Ludendorff
.
Europa en 1914
La preparada y esperada guerra estalló, y Europa entera se vio envuelta en llamas, en la sinrazón de las armas; y en el seno de esos fuegos surgieron los resplandores revolucionarios de los movimientos populares que acabaron con el orden, o desorden, impuesto por unas sociedades dirigidas de manera monolítica y elitista, cunas de un desenfrenado imperialismo y capitalismo que por meros caprichos de los dirigentes impusieron la muerte y el dolor a la ciudadanía y engendraron, como lógica y necesaria reacción, el socialismo radical (comunismo) y, años más tarde, el fascismo, vías de escape de las capas bajas o medias a esos anacrónicos y fracasados regímenes existentes en 1914, que a la postre llevaron, pocos años después, al Occidente demócrata a la Gran Depresión..
.
En 1914, la agresión de la Triple Entente originó un sinfín de sucesos, sociales y bélicos, que no concluyeron hasta mayo de 1945, cuando una Europa Occidental, exhausta, aprendió y compendió en un nuevo sistema político, social y económico la parte aprovechable de los programas fascista y socialista, conforme certificó el New Deal de Delano Roosevelt y Keynes. Desde entonces, las libertades, el progreso económico, la paz y la justicia social pudieron campar por sus respetos. La Unión Europea actual es una mera consecuencia de aquellos logros (1).
Sin embargo, Alemania no actuó como deseaban los franceses, que estaban atrincherados en las líneas fortificadas esperando la llegada paulatina de las fuerzas expedicionarias inglesas. Una vez que el estado de guerra era oficial, el ejército alemán sorprendió a los convencionales franceses, entrando en el país galo a través del Bélgica y Luxemburgo. El 4 de agosto fue la fecha en la que los alemanes cruzaron su frontera sur. El planteamiento francés había quedado hecho añicos por unos militares alemanes. Los franceses de nuevo fueron desbordaros, como había sucedido en 1870, cuando la estupidez imperialista de Napoleón III llevó a Francia a la guerra y la derrota contra Prusia.
.
Primeras batallas de la guerra. Agresión rusa. Frente ruso-alemán. Tannenberg
.
Paul von  Hindenburg
En el frente del norte-este alemán, las tropas invasoras del zar Nicolás II llegaron con poca oposición hasta Königsberg, en Prusia Oriental, ciudad que sobrepasaron por el sur, sin atacarla.
El 17 de agosto, en contra de la orden del veterano general prusiano Maximilian von Pritwitz, el general Hermann von François se enfrentó al ejército ruso, con la ayuda de la guarnición de Königsberg, venciendo en la batalla de Stallupönen. Sin embargo, tuvo que atender las reiteradas órdenes de  su superior y procedió a retirarse.
El enfrentamiento definitivo se efectuó días después en la conocida como batalla de Tannenberg. El ejército alemán estuvo dirigido por Paul von Hindenburg, ayudado por el general Erich Ludendorff.. Los dos cuerpos de ejército ruso en liza casi triplicaban en número de combatientes a los algo más de 150.000 alemanes.
Hindenburg acababa de sustituir en el mando al general Maximilian von Prittwitz. El general en jefe zarista, Aleksandr Samsonov, fue sorprendido cuando los alemanes le atacaron por sus flancos el día 26 de agosto. El 29 concluyó la batalla de Tannenberg.
Samsonov se suicidó el 30 de agosto motivado por la grave derrota sufrida. El ejército ruso que tuvo que retirarse hasta sus fronteras perdió en la batalla a casi todos sus hombres, más la totalidad del armamento pesado. Debido al resultado de la batalla, Paul von Hindenburg fue elevado por el káiser Guillermo II a la categoría de Mariscal de Campo.
.........................................................................................................................
..........................................................................................................................
Leer y buscar en el portal  "Personajes y batallas de la Gran Guerra"
.
Detención de Gavrilo Princip 

"Imperialismo" : el mundo occidental en el período 1918-1933
Alambradas en la Gran Guerra
.
(2) Tras los recientes atentados en Estados Unidos promovidos por terrorismo fundamentalista con base en Afganistán, es mucho más fácil comprender cómo la postura de Rusia, Francia y Gran Bretaña era impresentable, defendiendo el terrorismo de Estado practicado por Serbia. La canallada de los dirigentes de estos tres países llevó al mundo a una gran destrucción de vidas y patrimonio. Ahora, esas naciones, no han defendido a Afganistán, todo lo contrario, han ayudado a atacar el régimen asesino.
Los profesionales de la historia cuentan la tesis que siempre les ha dado dinero, la del vencedor. Sin embargo, no es suficiente la explicación elemental que ofrecen para explicar las causas de la Gran Guerra: militarismo de la época, siendo Alemania la más destacada en este aspecto, e imperialismo, cuando Alemania y Austria eran imperios, no imperialistas. En el Congreso de Berlín de 1878 se habían regulado las pretensiones coloniales de las potencias europeas, y Alemania; desde ese Berlín no había realizado importantes exigencias al respecto, ninguna en Asia y sólo el lógico abandono español de algunas islas del Pacífico, tras la derrota de 1898 ante EEUU, permitió comprar a Alemania unas remotas e improductivos lugares. Por su parte, Austria-Hungría no tenía ninguna vocación de ir a tierras extrañas, y así se había comportado al llegar 1914.
Se tiende a confundir los términos de imperialista e imperio. Por todo ello, los lectores han estado y están llamados al engaño.  Leer:  Imperialismo vs imperio" e  "Imperialismo de Inglaterra, Francia e Italia"
.
Fotografía de cabecera: monumento erigido en honor a Hindenburg en Berlín.
Los príncipes herederos van a entrar en el automóvil, camino de ser asesinados.
Fotografías en orden descendente:
Francisco Fernando y familia.
Francisco Fernando y su esposa.
Francisco José recibe a Guillermo II (en primer plano) y a los príncipes alemanes. Al fondo, retrato de la emperatriz María Teresa.
Automóvil de los príncipes herederos Foto Javier Bru Peral
Mapa de los Balcanes, en 1914.
Soldados rusos en la trinchera, Polonia.
Hindenburg y Ludendorff.
Europa en 1914
Hindenburg
Gavrilo Princip es detenido
Alambradas
Automóvil del atentado de los príncipes herederos, según se conserva en el Museo del Ejército de Viena. Fotografía de Javier Bru Peral.
.
enlace con índice general
............................................................................................................................