21 feb. 2013

El Alzamiento en Cádiz. Generales José López-Pinto y José Enrique Varela. Andalucía


El ejército procedente de Cádiz entra en Sevilla
Enlace con el índice clasificado de artículos del blog
Enlace con los artículos recomendados del blog
.............................................................................
Niños durante la guerra, foto de Henri Cartier Bresson
                                                                 Capítulo Séptimo
                                                    El Alzamiento Nacional en Cádiz
.
José López-Pinto Berizo
La batalla por controlar Sevilla y Cádiz fue fundamental para el triunfo final del Alzamiento; pues en sus orígenes se precisaba progresar con gran rapidez y un fracaso, o incluso unas dudas, en las provincias de Cádiz y Sevilla hubiese significado un retraso en la entrada de hombres y material bélico en la Península procedente de Marruecos, con la consiguiente desmoralización de los sublevados en todo el ámbito de la nación. Además, se ofrecería un tiempo supletorio a las fuerzas de la República del Frente Popular, escaso de mandos capacitados, para su mejor organización. 
Por otra parte, existe la creencia que el poder republicano reaccionó con lentitud. No es cierto, pues el día 18 de julio ya había configurado una administración acorde con las circunstancias, y cuando se apreció en su verdadera magnitud la importancia del Movimiento, actuó sustituyendo el gobierno en el mismo día 18 (leer el Capítulo Cuarto). Además, el 18, aviones de la República aterrizaron en Tablada, para repostar en el aeropuerto sevillano y bombardear en Tetuán o en cualquier lugar donde estuviesen los sublevados. Sin embargo, esta operación fracasó al igual que la de detener a las cabezas visibles del Movimiento. El 19 ya estaba formado y era operativo el Quinto Regimiento, con base en Madrid., con su estructura y cadena de mandos, pues el Alzamiento Nacional fue proyectado y provocado por la Komintern y el Frente Popular.
.
No existió lentitud o desidia en las filas gubernamentales. Lo que hubo fue una sobrevaloración de su organización y de la capacidad y fe de sus mandos y milicianos, y una infravaloración de la reacción de las juventudes tradicionalistas y de las virtudes de los jefes y oficiales que estaban en total desacuerdo con los fines y la forma de proceder del Frente Popular.
.
El 17 de julio, la República había cursado instrucciones a Mariano Zapico, gobernador civil en Cádiz, para que detuviese al general José Enrique Varela.. Varela había participado en la sublevación de 1932, liderada por Sanjurjo; de ahí que fuese sospechoso de ser uno de los militares partícipes de la esperada sublevación civil y militar.
Pero Zapico cedió a los deseos del gobernador militar, José López -Pinto Berizo, consistente en poner a Varela bajo su custodia. Zapico no intuyó que López-Pinto también formaba parte de la conspiración.
José Enrique Varela
.
Al día siguiente, los dos generales se hicieron cargo de los regimientos gaditanos, y con la ayuda de falangistas combatieron contra los Carabineros apoyados por milicianos armados.
Varela había solicitado ayuda urgente a Melilla, por lo que el 19 a primera hora  llegó a Cádiz un tabor de Regulares en un buque de transporte y carga, y en el destructor "Churruca". Sin embargo, ese mismo día, tras cumplimentar su misión,, la marinería del Churruca se amotinó y el buque se dirigió a Málaga, ciudad que permanecía en poder de fuerzas leales al Gobierno del Frente Popular.
El cañonero "Eduardo Dato" había realizado labores de apoyo para el Churruca y el transporte de las tropas de África. El 7 de agosto, el Eduardo Dato fue hundido en aguas de Algeciras por el fuego de los cruceros Libertad y Jaime I.
.
A su vez, el vicealmirante José María Gámez-Fossi sublevó a los marinos de la base de San Fernando, mientras que el comandante militar de la zona, Ricardo Olivera Manzorro, levantó en armas a la Infantería de Marina. La ciudad, los buques y sus dotaciones quedaron al servicio del Movimiento, excepto los cañoneros "Lauria" y  "Cánovas del Castillo". La artillería de costa y la aviación averiaron al primero, que permaneció varios meses en reparación, y rindieron al segundo.
.
Guerra Civil. Mapa de situación en octubre 1936
En Sevilla, el general Gonzalo Queipo de Llano había cursado instrucciones al teniente coronel Manuel Coco para que la plaza de Algeciras se sumase al Alzamiento Nacional, tras haber analizado la indecisión de su superior, el coronel Emilio March. El apoyo del capitán de la Guardia Civil Miguel Romero Macías fue decisivo para que el día 18, el más adecuado puerto de desembarco de tropas de la península pasase a ser controlado por los nacionales.
El día 19, bajo el mando de López-Pinto fueron ocupadas La Línea y San Roque. Días después, toda la provincia de Cádiz y el oeste de Málaga quedó en manos del Movimiento. Cumplida su misión, López -Pinto fue destinado a combatir en Vizcaya.
.
El Alzamiento Nacional en otras capitales andaluzas
.
En Málaga,, las vacilaciones del general Francisco Patxot permitieron que milicianos y guardias de asalto tomasen el control. Patxot fue linchado.
En Jaén, el teniente coronel de la Guardia Civil, Pablo Iglesias, frustró los intentos de rebelión de  requetés y falangistas.
En Granada, el general Miguel Campins, vacilando, no se sumó al Alzamiento Nacional, pero el día 20, el falangista y comandante José Valdés Guzmán se hizo con el poder civil y militar. Valdés fue el máximo responsable del asesinato de Federico García Lorca, gran poeta y autor teatral y que políticamente era un miembro destacado de "Amigos de la URRS" (1).
Federico García Lorca
En Córdoba, el comandante militar y coronel de Artillería, Ciriaco Cascajo Ruiz se sumó al Alzamiento, derrotando a los milicianos.
En Almería, milicianos y guardias de asalto mandados por el socialista Cayetano Martínez Arlés reprimieron la sublevación de civiles y falangistas. Una columna anarquista, compuesta por hasta un millar de hombres y mujeres, dirigida, por Francisco Maroto del Ojo pacificó la provincia; pero a los pocos meses, como preámbulo de la matanza gubernamental de anarquistas de mayo de 1937 en Barcelona, le encarcelaron y condenaron a muerte, disolviéndose la columna. La gran presión realizada por miembros de la CNT y la FAI logró que se le liberara el 1 de mayo de 1937.
.
                                                         Partes de guerra
.
Miliciano saludando, foto de Robert Capa
El día 19 durante la madrugada, desde Sevilla, Gonzalo Queipo de Llano comunicó por radio, refiriéndose al Alzamiento en  Cádiz:
"Las primeras tropas de Marruecos salieron ya de Ceuta para Algeciras y Cádiz, donde desembarcarán en las primeras horas de la mañana.
En Cádiz, las autoridades marxistas se han hecho fuertes en el Gobierno Civil, pero se encuentran cercadas por las tropas de los generales López Pinto y Varela. Su rendición no es cosa de mucho tiempo".
.
Más tarde y firmado por el General de la Segunda División, se ofreció el siguiente parte para la región:
"Una nueva patraña, inventada por el que aún se llama Gobierno no vacila en radiar a todos los vientos noticias falsas, la verdad estricta de los hechos es la siguiente:

Milicianos parten hacia el frente
1º Detención del Gobernador civil, Alcalde, Presidente de la Diputación y Jefes y Oficiales y guardias de Asalto de Sevilla.
2º Fuerzas de la Guardia Civil y Asalto, procedentes de Huelva, enviadas por el Gobierno faccioso para combatirnos, se han dado un abrazo con las fuerzas del Ejército de Sevilla.
3º En el "Churruca" y "Correo de Tánger"  han llegado a Cádiz un tabor de Regulares y un escuadrón.
4º Están embarcando en Ceuta con rumbo a Cádiz dos banderas del Tercio, un tabor de Regulares y una batería de Montaña.
5º De Melilla sale un tabor de Regulares, con el mismo objeto, con rumbo a España"
.
Por otro lado, el Gobierno de la República comunicó, desde la madrugada del domingo 19 y durante el transcurso del día, una serie de noticias siempre de carácter optimista, algunas de las cuales se referían directamente, o en global, a los sucesos recientes de Sevilla, Cádiz y plazas de Marruecos:
"El Gobierno sigue recibiendo constantemente pruebas de absoluta adhesión por parte de autoridades y entidades de todo orden. El sometimiento de los facciosos es progresivo  (...).
El Alzamiento también tuvo sus brigadistas
Los rebeldes de Melilla se hallan en franca desbandada, habiéndose refugiado un gran número en la zona francesa, donde son sometidos a vigilancia por parte de la autoridad.
El pueblo debe permanecer tranquilo y alerta. El Gobierno, dueño de la situación va dominando los focos rebeldes que quedan, y dentro de breves horas el restablecimiento de la normalidad será efectivo.
Deben rechazarse toda clase de rumores, cualesquiera que éstos fuesen.
El Gobierno de la República se complace en hacer público que la Marina de Guerra, incondicionalmente al lado de la República, opera cada vez con más intensidad para desarbolar el intento de destrucción del régimen. Si en algún buque falló el concepto de dignidad de sus comandantes y oficiales que se deshicieron del sagrado juramento de lealtad para un militar, las dotaciones han sabido resistir a la obediencia y detener a los culpables, restituyendo esas unidades a la República".
Está usted dentro de "Jose Antonio Bru Blog".
Siguiente capítulo: "El Alzamiento en Sevilla"
.