5 ago. 2011

Occidente no reacciona. De Keynes y Delano Roosevelt a la bazofia actual

Comidas gratuitas durante la Gran Depresión, New York

..........................................................................................
Comidas a parados durante la Gran Depresión
En marzo de 2008 denuncié la crisis económica y social que se avecinaba, cuando todo era vino y rosas en las bolsas occidentales y nuestro Rodríguez Zapatero, meses después, suprimía el impuesto que grava el patrimonio de las grandes fortunas; otro escalón más entre el contubernio existente entre la Democracia y el Capitalismo, tumba de las clases medias y del trabajo. ¡Modifiquemos la Constitución para así poder controlar a los políticos, sus decisiones, sus aforamientos, sus gastos y "sus gastos"... y a los banqueros! ¡Tenemos que refundar la Europa comunitaria!
.
Las causas determinantes de la depresión económica  y social  actual están precisadas en el artículo relativo a la crisis del 2008, y en los siguientes, por lo que a ellos les remito. (Leer "Una situación económica a punto de estallar". Continúa vigente lo que escribí hace casi tres años y medio. Leer "Crash del 29. New Deal. Gran Depresión").
...................................
..................................................................................

Parlamento de la Unión Europea
                                                           Occidente no reacciona

Legislatura 1933 Roosevelt-John Garner

El capitalismo, cuya máxima representación es la banca personificada por sus dirigentes, ha llevado a Occidente a un nuevo, lento y  persistente crash. (Leer "Vender España. Denuncio la cobardía europea". La caída de la mayoría de las bolsas occidentales y el estancamiento de los PIB de Occidente forma parte de un proceso bajista que tiene unas raíces profundas: la pérdida de identidad y la desmoralizacion del hombre occidental es visible, demasiado visible.

Sin embargo, os gobernantes demócratas, y en particular los europeos, arrastrados por los intereses del capitalismo, han cometido y están cometiendo graves errores; al igual que en 1929 realizó Herbert Hoover tras el crash de octubre, quien, con impudicia sin límites, favoreció a los banqueros para así, creía o le interesaba creer, solventar la incipiente y gravísima crisis económica. Resultado de tal acción: la Gran Depresión, que asoló a Estados Unidos y se conagió a todo el mundo occidental, que ostentaba similares deficiencias estructurales e iguales intereses bastardos. (Leer "Crash del 29. New Deal").
.
Jonh Maynard Keynes
Ahora, la clase económica y política que gobierna Europa ha abogado por realizar lo mismo que dictaminó Hoover: no perjudicar a la banca, salvándola del desastre que había causado el capitalismo, pero con una nueva fórmula: con el dinero de los contribuyentes y a través del Banco Central Europeo (otro banco). Así han favorecido a esos banqueros que desde hace años están manejando con error y avaricia un dinero que no es suyo. Los banqueros deben pagar por sus fallos, y falsedades, no recibir por ellos. (Leer "La falacia de los banqueros").

Además, con la política económica de la Zona Euro, se ha llegado a la siguiente incongruencia, que está "saltando" en la actualidad: sin disponerse de una unidad fiscal, ni de un único Ministerio de Hacienda (del que podría depender el Tesoro), ni de la suficiente vigilancia y reglamentación, a pesar del enorme número de burócratas de procedencia política, se obliga a los contribuyentes a pagar las equivocaciones y "picardías" de los políticos de algunas naciones que no sólo han actuado sin conocimientos sino que lo han hecho de mala fe, al mentir acerca de la situación real de la economía de los países que dirigen. La única alternativa era la de destituirles y juzgarlos, al igual que a algunos banqueros, ladrones de guante blanco.
Y aquí llegamos a una paradoja: si Estado camina mal en economía, se ve obligado a pagar su endeudamiento a unos intereses muchísimo más elevados que a las naciones que cumplen (cuya referencia es Alemania), en lugar de cambiar a sus gobernantes y adelgazar lo suficiente la nómina y gastos generales causados por los políticos. Pero esta solución perjudica en su bolsillo a esos políticos y esos partidos causantes del mal. Por tanto, no se arreglan los fallos.
Franklin Delano Roosevelt firma la Lend-Lease-Act

La Europa del Euro (sin Inglaterra) es una quimera rígida, al no haberse fijado las bases de la coexistencia.
.
Hoy no tenemos entre nosotros ni a John Maynard Keynes ni a Franklin Delano Roosevelt, que cambiaron el mundo con su valiente programa económico y social conocido como New Deal, en 1933. Sólo tenemos a favor, sobre 1929, esta importante realidad: Occidente parte de un nivel de patrimonio y producción muy, muy, superior al existente entonces. Tiene que transcurrir un largo periodo de tiempo para que la miseria aflore en la masa social.
En consecuencia, el desarrollo de los lógicos movimientos revolucionarios populares será más lento que los que nacieron hace tres generaciones y que cristalizaron en el estalinismo y el fascismo. Pero esos movimientos, aparecerán. (Leer "Fascismos y socialismos")
...........................................................
.
Está usted dentro de "Jose Antonio Bru Blog".